Vitalidad y crecimiento

 para cabello y uñas

English

Vitacrecil Complex Forte

¿UÑAS FRÁGILES Y QUEBRADIZAS?

La Uña

Las alteraciones de las uñas

Recomendaciones

Guarda una gran similitud con el pelo. Ambos son anejos de la piel que realizan funciones de protección  y están queratinizados, es decir formados por una proteína llamada queratina.

Pueden localizarse en el cuerpo, en la matriz, en la base (o lecho ungueal) o en sus pliegues laterales y pueden afectar a su crecimiento, su consistencia, a su fijación y a su aspecto.

En la mayoría de casos las consecuencias principales son estéticas pero a veces pueden producir molestias funcionales o incluso dolor que afectan a la calidad de vida.

Las uñas pueden volverse frágiles y quebradizas, o fácilmente exfoliables debido a múltiples situaciones: contacto con agentes agresivos (agua, detergentes, productos químicos, etc.), infecciones micóticas (hongos), situaciones carenciales (dietas de adelgazamiento, malos hábitos, etc.), manías y tics, enfermedades (psoriasis, alopecias, anemia ferropénica, hipertiroidismo, etc.), toma de ciertos medicamentos, envejecimiento, embarazo, etc.

Es importante visitar al dermatólogo si existe cambio de color o forma, si aparece inflamación de la piel o dolor alrededor de la uña, si aparecen líneas visibles blancas o negras.

RECOMENDACIONES PARA UÑAS FRÁGILES Y QUEBRADIZAS:

  1. Tener las uñas limpias y secas para prevenir las infecciones con microorganismos debajo de la uña.
  2. Tomar Vitacrecil Complex Forte, una combinación de factores que actúan en la nutrición y el correcto crecimiento de la uñas, para mejorar el aspecto, la consistencia, la resistencia y la elasticidad de las mismas.
  3. Hidratar las uñas frecuentemente con cremas específicas para ello (Emolienta Uñas)
  4. Aplicar un endurecedor de uñas, evitando productos que contengan tolueno, sulfonamida o formaldehído.
  5. Proteger las manos con guantes de goma cuando se trabaje o contacte con agua, detergentes, o agentes químicos agresivos, durante períodos largos.
  6. Llevar las uñas cortas y ligeramente redondeadas para evitar posibles fisuras o desprendimientos.
  7. Tener una lima de fina textura a mano para prevenir futuros daños y reducir la rotura.
  8. Cortar las uñas después del baño, ya que si están secas hay más posibilidad de rotura.
  9. Reducir el uso de quitaesmaltes ya que produce una excesiva sequedad y facilita el desprendimiento.
  10. No retirar la cutícula cuando se hace la manicura, ya que protege las uñas de posibles infecciones.
  11. No abusar de las uñas como si fueran herramientas (acción de palanca, rascar, hurgar, etc.)
  12. Evitar el hábito de comerse las uñas.